Las famosas taloneras

Os he comentado en los últimos posts que cuando salgo a correr lo hago contaloneras. También me las pongo si voy a andar o siempre que me calzo las deportivas. En realidad creo que debería llevarlas todos los días, pero no lo hago.

Son éstas. Me las regalaron en Laister, una tienda especializada en zapatillas de running de Madrid -pegada a la estación de Príncipe Pío- y en la te hacen un estudio biomecánico previo de la pisada antes de venderte cualquier zapatilla.

Cuando estaba embaraza de Nicolás, Tony y yo fuimos allí a comprar unas zapatillas y al verme con el ‘bombo’ me las regalaron para compensar la postura de mi cuerpo como consecuencia del embarazo. En definitiva, para cargar menos la espalda.

No sé si son las más adecuadas. Ni siquiera si me sirve de algo a la hora de correr. Supongo que sí. Pero lo cierto es que, salvo en la recta final del anterior embarazo -7 meses, 7,5 meses- las molestias en la espalda fueron ligeras. Posteriormente se acentuaron al tener que pasar tantas horas sentada.

Tampoco sé si gracias a ellas me molesta menos la rodilla cuando corro, ya que también he incrementado algo la velocidad para reducir el impacto.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s