Es superior a mí, el gimnasio es un coñazo

¿Ourdoor o indoor? ¿Hacer deporte en un gimnasio o al aire libre?

Supongo que no hay una única respuesta. Depende. ¿Pero de qué?

De los gustos de cada uno, de sus aficiones, del tipo de entrenamiento que realiza, de los objetivos que se persiguen…

En mi caso concreto, me gusta correr. Pero correr al aire libre, por el parque. Haga frío o calor. No tanto si llueve. Me gusta ponerme los cascos o no y desconectar, o al menos intentarlo, porque no siempre es posible.

Disfruto corriendo al aire libre. Bueno, a veces no tanto porque cuando intentas seguir un plan de entrenamiento no siempre te apetece salir a correr. Pero lo haces.

Por eso, me cuesta horrores meterme en un gimnasio, básicamente porque no me queda más remedio.

Antes de que naciera Nicolás también iba, pero por motivos muy diferentes, porque un día a la semana tocaba hacer máquinas. Y, o vas al gimnasio, o complicado.

Ahora no me queda más remedio. Con el embarazo he seguido corriendo, pero me ha surgido un contratiempo con el que no contaba: un dolor en la rodilla derecha.

Con un poco de suerte puedo hacer algo de ejercicio tres días a la semana. Uno de ellos intento salir a correr. Unos 40 minutos (cerca de 7 km). A mitad de carrera suele aparecer el dolor. Depende de si he ido más o menos rápido. Esto me obliga a ir el resto de los días al gimnasio. A hacer elíptica y si me apetece, algo de máquinas.

Y me aburro sobremanera. Esos mismos 40 minutos son eternos. No puedo apartar la mirada cómo avanzan lentamente los segundos y los minutos. Un auténtico coñazo. Me pongo la radio, escucho música. Da igual, es muy aburrido. Y si se me olvida el MP3, ya ni os cuento. Y el tiempo que dedico a las máquinas, soporífero.

Y lo peor de todo es que al mirar a través de los cristales veo a quienes sí pueden entrenar al aire libre. Qué envidia.

También me queda el recurso de fijarme en la gente que acude al gimnasio. Y pienso, por qué no cogen la bici -a los que están en las bicicletas estáticas- o salen al aire libre a correr con lo bueno que hace -a los que están en la cinta o en la elíptica-. Y me respondo, será que les gusta esto de venir al gimnasio. O que en realidad no les gusta hacer deporte, sino que es una dura obligación que se han impuesto para sentirse mejor consigo mismos tras unas navidades repletas de excesos.

De hecho, siempre pienso que muchos de ellos no aguantarán ni dos meses así. Y me pregunto, ¿por qué se gastan el dinero, con lo barato que es disfrutar del ejercicio al aire libre?

Supongo que porque les gusta. O les compensa de alguna manera. ¿Tiene que haber gente para todo no?

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s