El placer de correr sobre tierra virgen

No recuerdo haber salido nunca a correr tan tempramo y mucho menos con este frío.

A las 7:30 de la mañana ya había desayunado y estaba saliendo por la puerta de casa.

Manga larga, piratas y orejeras de esas que venden en el Decathlon para salir a correr.

No he pasado frío aunque he llegado con la mano derecha helada.

Hoy había pocos runners por el Parque de las Cruces. El terreno, embarrado tras la incesante lluvia de ayer, estaba prácticamente virgen. Como cuando nieva y un manto blanco cubre todo el suelo.

Quizás por eso hoy he tenido la misma sensación de quien pisa por primera vez un terreno nevado solo que esta vez en lugar de nieve era barro con los peligros que eso entraña.

Porque llenarme de barro hasta la cejas me da igual. Son gajes del oficio. Recuerdos del campo de batalla.

Lo que ya no me igual es poder resbalarme, caereme o lesionarme por pisar mal, saltar más de un charco…  Aunque casi creo que tienen más peligro las plataformas que me he puesto hoy para ir a trabajar.

Ayer me quedé con ganas de salir a rodar. Pero llegando a las 8 a casa y con los niños fue imposible. También hay que disfrutar de la family. Así que hoy me he quitado esa espinita runneando casi 9km a un gran ritmo para mí: 5,20.

Mañana más y mejor.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s