Yo me organizo para correr, ¿y tú?

Son ya seis años dándole a la zapatilla y si hay algo que he aprendido en los dos últimos años es la importancia de organizarse para poder entrenar como es debido.

Antes de que nacieran los niños todo era mucho más sencillo. No solo tenía las tardes libres -bueno, iba a la EOI un par de veces a la semana-, sino que Tony y yo podíamos entrenar juntos. Aunque fuera tarde, hiciera frío, lloviera o apareciera la desgana, siempre uno de los dos tiraba del otro. Recuerdo haber salido a entrenar hasta seis días a la semana: rodajes largos, rodajes rápidos, fartleks, series en las pistas de atletismo, gimnasio…

Las cosas han cambiado bastante. Con Nicolás y Simón en casa, el trabajo y los mil quehaceres de cada día, a veces puede resultar un poco estresante encontrar un hueco para salir a correr. Y organizarse resulta fundamental.

Tras el nacimiento de Simón y la vuelta al trabajo me costó encontrar los horarios que mejor se adaptaban a mi plan de entrenamiento. Pero parece que he dado con la fórmula mágica.

Cinco meses después de dar a luz y tras haber ido incrementando poco a poco las horas de rodaje, era la hora de diseñar un plan de entrenamiento de cara a ganar algo de velocidad y fondo. A grandes rasgos esto es lo que me pregunté para poder organizarme:

1.- Cuántos días quiero entrenar

En mi caso, sacar cuatro días a la semana es todo un lujo. Así que este es el objetivo de cada semana.

2.- Qué días quiero salir a entrenar

Teniendo en cuenta las actividades de los niños y el trabajo de Tony, decidí que mis días de entreno serían los martes y viernes por la mañana así como los sábados a primera hora de la tarde y los domingos por la mañana.

3.- Plan B por si surgen imprevistos

Creo que es una buena idea pensar cada domingo como se presenta la semana. Por mi trabajo puedo tener ruedas de prensa o entrevistas que me impidan entrenar los martes o viernes. Como suelen ser ‘eventos’ con los que cuento de antemano planifico cómo recuperar esos días perdidos de entreno siempre que sea posible.

4.- Qué quiero hacer cada día

Cuando simplemente te limitas a correr no hay mucho misterio. Te calzas la zapatillas y a rodar. Sin embargo, la cosa cambia cuando se sigue un plan de entrenamiento. En mi caso, por ejemplo, no tendría sentido hacer un fartlek el sábado y meterme un rodaje largo el domingo. Demasiada caña para el cuerpo y sin tiempo de recuperación entre ambos entrenos. Tampoco tendría mucho sentido meter un rodaje largo de una hora y media un martes o un viernes, teniendo en cuenta que tengo que ir a trabajar, sino que lo más inteligente sería dejarlo para el fin de semana. Así, en mi caso, esto es lo que hago cada día: martes-fartlek, jueves o viernes-rodaje (8-10km), sábado-rodaje largo y domingo-gimnasio.

Organizarme de esta manera me permite:

Tener disciplina a la hora de cumplir el plan de entrenamiento y, por tanto, mejorar el rendimiento. Es como apuntarse a francés a la escuela de idiomas. Sabes que tienes que ir los martes y jueves y vas, aunque a veces no sea lo que más te apetezca.

Desconectar el resto de los días. No estoy pendiente de que tengo o de que debería salir y puedo centrarme en los niños, en sus actividades, en jugar con ellos o en hacer cosas de la casa.

Quienes corréis sabéis que no es fácil. Algunos días te lo pide el cuerpo pero otros cuesta mucho. Sin embargo, como también sabéis, la satisfacción de haber hecho los deberes no tiene precio.

Están muy bien los propósitos en plan “esta semana salgo todos los días a correr”. Sin embargo, en muchas ocasiones, esos propósitos caen en saco roto. Hay que ser realista. Fijarse metas y objetivos que sabemos que podemos cumplir. Ser constantes y aparcar la pereza. No pasa nada por quedarse un día tirado en el sofá. El problema es cuando la pereza se apodera de nosotros. Y a mí ya me ha controlado durante muchos años. Así que por ahí no paso.

Advertisements

5 thoughts on “Yo me organizo para correr, ¿y tú?

  1. Hola Elena,
    al igual que tú yo salgo cuatro días mínimo, menos no, más…a veces. Ahora con la preparación del maratón soy aplicada y rigurosa con todos los kilómetros planificados. Para una madre de tres, autónoma, estudiante, que además se mete en todos los fregados que puede y sin ayuda (familiar, persona que ayuda en casa o con niños…) es harto difícil sacar tiempo para estrenar pero qué quieres que te diga…lo mismito que tú! Es decir…
    …Lo saco. Para otras cosas ( sobre todo relacionadas con el hogar ) me cuesta muchísimo. Pero entrenar representa demasiado para mí, así que con ello siempre tiro para alante.
    Lo que me gusta de tenerlo planificado es que los días de descanso, creo que se descansa el doble, con el gusto que da el deber cumplido. El jueves es un día especialmente gozoso, después de un miércoles con GAP salvaje matutuino y entrenamiento con mis compis de correrenmadrid.com por la tarde en el Juan Carlos I.

    Un abrazo y a seguir compañera, ojalá nos veamos en alguna pronto!!

    Mariate

    • Organizarse es clave y lo que dices, los días que toca descanso descansas el doble porque no estás pendiente de salir. Yo, la verdad, sí tiro bastante de la familia, aunque supongo que si no los tuviera también nos apañaríamos. En mi caso, mi chico fue quien me enganchó y tenemos que sacar tiempo para entrenar los dos.

      Te sigo desde hace tiempo en tu blog y me encanta. Mucho ánimo con la Maratón.

  2. Hola muy buenas.
    LLevo corriendo muy poco, desde Octubre de 2012, nunca tuve actividad deportiva desde los 20 años, ahora tengo 34. Fumador ese mismo tiempo. Trabajo (por suerte) a turnos que repito cada 15 días. Y al llegar a casa me espera mi santa mujer y dos niñas preciosas.
    Como digo desde Octubre me plantee dejar de fumar y al coger un par de quilos empecé a correr y andar, bueno andar y correr, ya que mi peso 110 kg me perjudicaba sobremanera en el trote…
    La planificación para no entorpecer el ritmo de la casa ha sido esencial, si puedo corro de mañana, sino al mediodía y por si tampoco puedo, me he hecho amigo de “la noche”. Es muy normal verme dar vueltas a la urbanización pasadas las 23:00, y las 23:30…
    Muchos días, después de trabajar de 8:00 a 20:00, nada más llegar a casa cenamos todos juntos, nada de horarios diferentes, luego algo de juego con ellas, después ritual para acostar, y después salida a correr.
    El que algo quiere algo le cuesta, y cuesta sacar tiempo, pero el que de verdad se implica lo saca.
    Otras veces al salir del trabajo a las 15:00 como a las 13:00 en el trabajo, si puedo adelantar la comida sino la retraso. Y al llegar a casa, como todas están descansando, pues aprovecho para hacer la sesión con calorcito…
    Todos los ratos que salgo a correr me los he quitado de mi tiempo de sofá o cama.
    Ahora es muy normal un Domingo a las 8:00 verme salir a correr…

    PD: por cierto ya he bajado hasta los 92 kg, y bajando….

    • Con mujer, hijos, trabajo… a veces parece imposible salir a correr. Sin embargo, es cuestión de preferencias. O quedarte tirado en el sofá o salir a rodar un rato.

      Enhorabuena por haberte enganchado a este apasionante deporte que tantas satisfacciones da. Y como he escrito en alguna ocasión, es cuestión de organizarse para poder salir a rodar pero también para poder tener tiempo para estar con la familia.

      Un abrazo y a seguir quemando zapa y kg…

      • Muchas gracias y me apunto tu blog, es muy agradable y el contenido muy ameno e instructivo… nos veremos más por aquí… 😉

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s