La cinta de correr y yo, como el agua y el aceite

sSi me conocéis un poco sabéis que no me gusta nada ir al gimnasio. Arriba outdoor fuera indoor. Voy por obligación. Porque necesito hacer ejercicios de fuerza pero me aburre soberanamente.

Intento pisar una vez a la semana, una vez cada quince días, poco más. Lo justo para hacer el trabajo de fuerza que mi cuerpo necesita para no lesionarse, pero poco más. Ir al gimnasio es un auténtico coñazo.

No hay nada como correr al aire libre. Me da igual que haga frío, llueva, nieve o haga calor. Prefiero mil veces correr por el parque a subirme a la cinta o a la elíptica, es superior a mis fuerzas.

Y últimamente, si cabe, me cuesta mucho más subirme a la cinta. Estoy totalmente rayada con ella. La he cogido manía. Y eso que apenas hago 15 minutos de calentamiento antes de pasar a las máquinas y otros 10-15min de vuelta a la calma después de los abominables y antes de estirar.

Me subo, fijo la velocidad -a 10 o poco más, vamos lentito- y empiezo a desear que pasen cuanto antes los 15 minutos. A mis piernas les cuesta mucho, demasiado diría yo acostumbrarse, entrar en calor. Tengo la sensación de que me voy a tropezar y caer. Las piernas no responden. Me agarro, me rayo y sólo puedo pensar en una cosa: en parar. Pero necesito calentar para hacer los ejercicios de fuerza. Los segundos pasan muyyyy lentamente. Porque no sé vosotros, pero yo no puedo quitar la vista del contador. De hecho, si miro hacia cualquier otro lado, el miedo a caerme y pegarme un buen golpe aumenta exponencialmente. Y tampoco puedo tapar el tiempo con la toalla porque en más de una ocasión, con el movimiento de la cinta, se me ha caído y a punto he estado de tropezarme.

Los segundos pasan lentamente, y mi paranoia va in crescendo. Menos mal que sólo son 15 minutos y aunque se me hacen eternos por fin llegan. Me bajo de la cinta y sigo a lo mío. Máquinas, abominables y vuelta a la cinta.

En esta ocasión parece que mi paranoia no es tan fuerte. Las piernas responden mejor que al principio y correr sobre la cinta se hace mucho más ameno. Pero sigue sin gustarme. No disfruto nada con ello. Pero de momento, es lo que toca. Al menos hasta que tenga un Plan B. Mientras tanto espero no verme en una de éstas.

Seguiremos informando.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s