I’m back babies

Sí. En esta ocasión he estado más missing de lo habitual. He tenido un buen motivo pero me vais a permitir que todavía lo guarde en secreto. Al menos, he de decir que no he tenido que colgar las botas, ni mucho menos. He seguido saliendo a entrenar o a correr con la misma asiduidad que hasta ahora. Vamos, cuatro días a la semana.

Sin un plan específico, eso sí, pero intentando trabajar la fuerza –en el gimnasio fundamentalmente-, la velocidad –fartleks o cambios de ritmo- y la resistencia –algún rodaje largo, aunque no más de 15 kilómetros-. Vamos, salpimentando un poco mi rutina runner para no caer en la monotonía. Dar dos vueltas al mismo circuito cada vez que salgo a correr puede llegar a resultar bastante monótono.

Y, aunque he de reconocer que no he sido todo lo constante que debería, conseguí batir los 45 minutos en un diez mil –por dos segundos, eso sí-. Fue en los 10km del Trofeo Akiles de la Casa de Campo en los que conté con la inestimable ayuda de Marcos, a quien, he de reconocer, odié en varios momentos de la carrera, cuando pensaba que mi cuerpo ya no podía dar de sí y mi coco comenzaba a gritarme que tirase la toalla, que lo dejara para otra ocasión. Tony y Marcos estaban convencidos de que lo lograría, pero yo tenía serias dudas. Y, una vez más, el trabajo dio sus frutos y me doy por satisfecha durante varios meses. Toca consolidar la marca antes de mirar más allá. Tengo que ser capaz de volver a bajar de 45 minutos pero sin sufrir tanto. En serio, menudo sufrimiento. Dedicaré sólo un post para intentar explicarlo.

De eso han pasado ya más de dos meses en los que he vivido instalada en una especie de anarquía runner, aunque manteniendo mis cuatro días pero programando cada domingo los entrenamientos de la semana. Ahora mismo no tengo grandes retos a la vista. Una carrera aquí, otra allá… La maratón de hace un año fue demasiado exigente y el cuerpo me pide entrenar pero sin agobios, con cierta disciplina, pero también con mucha flexibilidad. Disfrutando cada día de este deporte porque en eso consiste realmente todo esto ¿no?, en pasarlo bien y, de paso, quemar algún que otro kilito, desconectar del estrés del día a día y alejar durante una hora todos los problemas de nuestra mente.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s