Este finde me he exprimido como un limón

Este fin de semana he terminado totalmente exprimida. Sin energía. Vamos, que lo he dado todo y un poco más en los entrenamientos del viernes, sábado y domingo.

Sí, voy a lo loco. Entreno tres días seguidos -meto gimnasio los miércoles- porque es como me ha cuadrado este año entre curro mío, curro de Tony, sus clases de inglés, la guardería de Simón, el cole de Nicolás, la piscina de éste y la piscina de aquél, parques, lavadoras, comidas… Sí, yo también me canso sólo de pensarlo, pero es lo que toca. De hecho, lo mejor, simplemente es no pensar mucho en ello, hacerlo y punto.

Pero a lo que iba. El caso es que este fin de semana ‘lo he dado todo’, como nos gusta decir a muchos runners.

Viernes

Empezamos el fin de semana con un rodaje largo por Segovia. La frase ‘vamos a dar una vuelta por la ciudad’ fue totalmente literal. Unos 15 km a 5,28, un ritmo que no está nada mal teniendo en cuenta que en muchas zonas no se veía ni un pijo y que precisamente llana no es la ciudad. Tony y yo acabamos un pelín cargados. Es lo que tiene rodar sobre puro cemento durante tanto tiempo.

Sábado

Tocaba salir a descargar un poquito las piernas. Un rodaje suave y a disfrutar de cordero en gran compañía.

Domingo

Decidimos dejar para el domingo por la mañana lo más divertido: el fartlek. No lo hicimos el viernes porque en Segovia ya no podemos utilizar las pistas de atletismo como antes -es una larga historia que otro día, si tengo ganas os la contaré- y no es plan de hacer series ni cambios de ritmo a oscuras.

Con el fartlek dejé en tierras jegovianas la poca fuerza que me quedaba. Me costó mucho terminarlo De hecho, en el penúltimo cambio de ritmo me entraron hasta ganas de llorar. Se me hizo realmente duro poder mantener el ritmo que quería.

No ayudó el rodaje largo del viernes. Que el terreno no fuera llano y que en la parte que tocaba de subida, viniera además el viento en contra. Además, me di cuenta tarde, con el entrenamiento ya comenzado, que el reloj no me había pillado las pulsaciones con lo que en los primeros cambios de ritmo estuve intentando ajustar la cinta y no conseguí recuperar como es debido.

Vamos, un cúmulo de circunstancias para rematar otro fin de semana duro de rodaje pero con la satisfacción y el orgullo de los deberes bien hechos.

Seguiremos informando

Correr en familia y por una buena causa, ¿qué más se puede pedir?

El pasado domingo fue un día GENIAL. Sí, en mayúsculas. Vivimos una auténtica mañana de #run4fun, llena de buen rollo, de risas, de correr en familia y de ayudar a los demás.

La familia al completo, Tony, Nicolás, Simón y la menda, fuimos a la Casa de Campo, remolque en mano para ayudar a los geniales, incombustibles, generosos y buena gente @drinkingrunners aportando nuestro pequeño granito de arena en su campaña #KmsXalimentos. Una gran iniciativa que el año pasado fue un rotundo éxito y que este año estoy convencida de que lo volverán a conseguir. Sobran las palabras. Basta con ver las fotos de la quedada.  (Shinichi, he tomado prestada una de tus fotos, espero que no te importe)

1379515_363081807162471_1215954800_n

También aprovechamos para desprendernos de algunas camisetas técnicas y un par de zapatillas, otra gran iniciativa de running solidario que en Madrid abandera Mos, dueño de la tienda 400 metros en Leganés.

Simón fue el encargado de hacer sonar el despertador sobre las 7 de la mañana. La quedada no era hasta las 9:30, pero el tema logístico con dos niños en casa lleva su tiempo. Que si agua, pañales, algo de comida, abrigos… De hecho, llegamos con el calentamiento ya empezado. A tiempo para hacer algunos saludos -María Caballero, Irene, Javier Álamo, Javier Pinto, Belén, Almudena, Loli, Pablo Carmenado, Lolo y su mujer Arantxa…- Y a correr los cuatro.

547788_363061447164507_1184753519_n

Por primera vez desde que nació Simón corríamos los cuatro juntos y fue una experiencia maravillosa. Poder compartir en familia nuestra pasión. Los peques, todo hay que decirlo, también se lo pasaron genial dentro del remolque así que, a buen seguro, repetiremos la experiencia más a menudo.

996633_527080360711285_1877659747_nCorrimos sólo 5 kms pero muy intensos por las subidas y también las bajadas. Pero fue fantástico.

1426678_527079194044735_1336055632_nLos peques también lo pasaron genial. Corrieron, jugaron… y lo más importante, vivieron de cerca lo que es sentir la pasión por correr y poder, al mismo tiempo, ayudar a personas que no son tan afortunados como nosotros.

Hubo tiempo para más risas, para compartir experiencias, comentar objetivos… Para saludar a Rai, a Alberto Barrantes, para poner cara a Darío Collado, un maratoniano de pro, menudos tiempazos. Para abrazar a María Luisa. Ánimo guapa con esas malditas molestias en las rodillas y dar un par de besos a Óscar, también de los Drinkingrunners. En fin, para pasar una mañana fantástica junto a otros runners solidarios y remajos. Porque, las cosas como son, twitter mola, pero como el cara a cara, nada.

La próxima quedada es el 8 de diciembre. También en la Casa de Campo. Junto al zoo. Ese día tenemos cita con una clásica, el Trofeo Akiles que este año celebra su 50 aniversario. Casi con toda seguridad Tony y yo correremos, pero como es también en la Casa de Campo, por supuesto, nos pasaremos.

Seguiremos informando.

Del monoplaza, al biplaza. Ya no hay excusas para no correr en familia

remolquesPues sí. Ya no tengo excusas para no salir a correr en familia. A ver si así doy algo de utilidad a la que, sin duda, ha sido la peor inversión de mi vida: el remolque para correr con niño dentro.

Como sabéis, justo antes de enterarme de que estaba embarazada de Simón se me metió en la cabeza la idea de comprar una silla-carrito para poder salir a correr con Nicolás. Así pensaba que sería mucho más fácil entrenar y compaginar la vida familiar.

Lo compramos. Compramos un remolque de una plaza para salir a correr los tres. Pero ya embarazada de Simón, la verdad es que la pereza y el cansancio se apoderaron de mí y no he llegado a utilizarlo ni 10 veces.

Quiso la casualidad que la atleta Amaya Sanfabio y yo coincidiéramos en un evento y surgiera el tema de conversación. Ella tenía el mismo remolque que yo pero de dos plazas. Amaya ahora tiene sólo una niña y yo ya estoy con dos. El caso es que días después Amaya me llamó y decidimos hacer un intercambio de remolques. A ella le resultaría más cómodo salir con su pequeña, mientras que nosotros, si nos lo proponemos, podríamos salir los cuatro juntos a correr.

Así que en esas estamos. En ponernos manos a la obra y buscar la ocasión perfecta para hacerlo.

Es muy posible que sea este mismo domingo en la Casa de Campo donde mis queridos @Drinkinrunners estarán recogiendo alimentos para una gran causa #KmsXalimentos. Lo hicieron el año pasado con muchísimo éxito y este año repiten iniciativa. Y allí -si no surge ningún contratiempo de última hora- nos gustaría estar a la familia al completo. Remolque incluido. Ya os contaré la experiencia porque habrá que tirar mucho de brazos -unos 40kilos aprox.- y cruzar los dedos para que los niños aguanten y no se aburran a la primera de cambio.

En cualquier caso, te animo a que tú también te pases. Han quedado a las 9:30 en el Zoo. Tienes toda la información en su web o en su página de facebook.

Va gente súpermaja. Grandes runners y mejores personas.

Seguiremos informando.

Ha nacido el #comandogijón

Lo que ha sucedido este fin de semana no se puede explicar con palabras. Hay que vivirlo.

Quizás leyendo a Ana y leyendo este post podáis entender un poco mejor cómo nos sentimos este fin de semana inolvidable.

Han sido 24 horas muy intensas y llenas de emociones. Todavía se me ponen los pelos de punta cuando recuerdo cada minuto vivido en compañía de las que ya se han convertido en mis amigas. AMIGAS con mayúsculas. Majas y remajas, buena gente y como yo, unas auténticas enamoradas de correr. Ana Ledesma, Ana María Fuertes, Mónica y Sonia. Se quedaron por el camino María Caballero, Patricia y Clara. Chicas, en la próxima, sin falta, nos vemos. Y ya estamos comenzando a maquinar otra para abril o mayo.

DSC_0057

Han sido 24 horas de risas, de ponernos al día sobre nuestras vidas, nuestros entrenamientos… 24 horas para conocernos más allá de lo que twitter nos ha permitido en el último año. 24 horas que no han sido suficientes para decirnos todo lo que queríamos…

La excusa para conocernos no podía ser otra: una carrera y el escenario elegido fue Gijón. Los 10km de la Sanitas Running Series de Gijón. Un 10.000 muy cómodo y rápido ya que era un recorrido muy llanito. Nada que ver con Paracuellos del Jarama.

Las horas previas también hubo tiempo para hablar de nuestros objetivos de cara a la carrera. Así somos muchos runners. Nos machacamos durante meses, semanas… Nos sometemos a planes de entrenamiento con sus series, sus fartleks, sus sesiones de gimnasio, sus rodajes largos y rápidos… Nos fijamos un objetivo e intentamos conseguirlo en la carrera de turno. Unas veces con mejor suerte que otras. Pero eso nos da la chispa.

DSC_0060

El mío, para Gijón, era bajar de 50 minutos. De hecho, Mónica y yo teníamos objetivos muy parecidos así que decidimos hacer juntas la carrera. Y no la he llegado a agradecer como se merece cómo me ayudó a conseguirlo. Fue ella la que marcó desde el principio el ritmo.

20131020_092112

Posiblemente sin su empuje hubiera sido mucho más conservadora y al cruzar la meta me habría arrepentido de no haber apretado más. Por eso no puedo evitar sentirme en parte un poco traidora al separarme de ella en el km7.

Me había planteado aumentar el ritmo si para ese momento me veía con fuerzas. Le pregunté a Mónica, pero me dijo que iba justa y que tirase yo. Y así lo hice, pero con mucha pena de no continuar hasta el final con ella. Al final, objetivo conseguido: 47 minutos.

Ana María y Sonia habían llegado minutos antes. Estas chicas son unas máquinas. Y Mónica apenas un minuto después de mí. Ana Ledesma llegaría más tarde. Ana, eres una campeona. Sé que estabas cabreada por no encontrarte en las mejores condiciones para correr. Pero ahí estabas. Lo fácil hubiera sido quedarte en la barrera. Pero no, luchaste y cruzaste la meta. No te quedaste cruzada de brazos y, lo más importante, creo que has encontrado la motivación y las ganas de correr que es probable se quedaran en alguno de los 21 de la media de A Coruña. Y nosotras vamos a apoyarte para que la llama de esa motivación siga encendida.

comandogijon

Ya sabes. Tenemos otro objetivo dentro de unos meses. Otra quedada del #comandogijón, que ha nacido para quedarse. Lo hemos pasado tan bien y hemos conectado tanto que es inevitable querer repetirlo. Y no sólo el año que viene, sino a poder ser un par de veces al año.

Si hace dos años hubiera podido mirar por una ventana del futuro no habría dado crédito. Es increíble la cantidad de gente maja que he podido conocer gracias a las redes sociales. Posiblemente muy dañinas para algunas cosas -nos tienen muy esclavizados-, pero tan imprescindibles para otras. Sin twitter habría sido mil veces más complicado que todas nosotras nos hubiéramos conocido y hubiéramos quedado.

Sin twitter es muy probable que nunca hubiera oído hablar de los @Drinkingrunners y su fabulosa iniciativa #KmsXalimentos. Es muy probable que nos hubiéramos cruzado en muchas carreras -no pasan desapercibidos y mucho menos cuando va El Tío del Megáfono-, pero igual nunca nos habríamos parado a charlar y a compartir experiencias.

Sin twitter también es muy posible que tampoco hubiese conocido la gran iniciativa de la Fundación @unoentrecienmil que lucha contra la leucemia infantil y cuyos dorsales solidarios están muy presentes en las carreras populares de toda España. En Gijón, por supuesto, tampoco faltaron.

1a

No quiero despedirme sin acordarme de las parejas que nos acompañaron en lo que ellos pensaban que era una ‘frikada’. Algunos también fueron a Gijón a correr y otros aguantaron estoicamente con los peques a que llegáramos a meta. Otros cuatro campeones. 

Sin la otra ‘costilla’ habría sido mucho más complicada esta quedada. Así que una gran ola también para ellos así como para los más pequeños que se portaron fenomenal.

Ahora no es el momento de decir adiós sino de un ‘hasta luego’. #comandogijón está maquinando. Hemos nacido para quedarnos.

Comienza oficialmente la temporada: organización, organización y muchas ganas

Tony ya tiene curro (bieeeeeeennnnn) y, por tanto, se acabó el tiempo libre. A partir de ahora -realmente a partir del 1 de octubre- comienza lo bueno.

Ha llegado la hora de hacer malabarismos con los horarios y de encajar en nuestro escaso tiempo libre los planes de entrenamiento. Ayyy, cuánto lo había echado de menos, jajaja.

Si algo me he aprendido en los años que llevo corriendo -especialmente desde que nacieron Nicolás y Simón- es que si quieres cuidar de tus hijos, trabajar, arreglar la casa -más o menos-, estar con tu pareja y además correr y no morir en el intento, es necesario organizarse.

Con tantas cosas por hacer no vale “ya saldré esta tarde, cuando tenga un hueco”, o “mañana si eso ya madrugo”. Con pensamientos de este estilo estás condenado a fracasar porque siempre hay alguna excusa para no salir a correr y así van pasando los días, las semanas… y cuando te das cuenta llevas varios meses sin ponerte unas zapatillas.

De la misma manera que te tomas en serio que tu hijo no llegue tarde al cole o a las clases de natación o con la misma puntualidad y seriedad que te tomas tu trabajo, así es como debes tomarte los entrenamientos y para ello, lo mejor es una buena planificación.

En primer lugar, hay que ser realistas. Tienes que analizar del tiempo libre real del que dispones. Está genial que nos encante correr que seamos unos fanáticos del running pero no hay que descuidar otras cosas. La familia, los hijos, la pareja… Y vale que no vas a tener la casa como los chorros del oro, pero tampoco vamos a ser unos dejados ¿no? Habrá que hacer la compra, preparar la comida toda la semana o para el día siguiente.

Fija los días de la semana que quieres entrenar. Es mucho más fácil organizarte si sabes qué días te toca rodar, ir al gimnasio o hacer series. Así, los días que no toque entrenamiento podrás desconectar al 100%. Dedicarte al 100% a otras cosas sin tener revoloteando sobre la mente cada dos por tres la idea de que deberías salir a correr.

En mi caso, al igual que la pasada temporada, intentaré entrenar 4 días a la semana, que no es poco. Y me daré con un canto en los dientes si lo consigo, porque este año se presenta complicado.

Los días fijos será los viernes (fartlek o series), sábados (rodaje suave y técnica de carrera) y domingos (rodaje largo)

Los lunes y miércoles Nicolás tiene piscina y Tony, inglés. Así que descartados.

Martes o jueves: gimnasio. Tony y yo nos iremos turnando. Él también tiene que entrenar así que tenemos que organizarnos para poder salir los dos y no morir en el intento.

Va a ser difícil, no lo dudo, pero podremos con ello. La clave está en la organización y en la fuerza de voluntad. Y cada mañana, los miles de tweets de la gran familia runner me dan mucha fuerza.

Vamoooooosss

 

 

 

 

Vuelta al cole, por decir algo porque no he parado

Decir que he tenido abandonado el blog es poco. Madre mía qué dejadez. Pero bueno, aquí estamos de nuevo. A ver lo que dura.

Se acabó el verano. Vuelta al cole. A las rutinas. ¿Qué tal os ha ido? Yo no me puedo quejar. La verdad es que he aprovechado todo lo que podido para salir a correr. Aunque he de reconocer que me ha costado mucho más de lo que pensaba. El calor no es mi gran compañero de aventuras. Se me ha hecho muy muy duro. Las piernas no respondían. El cuerpo tampoco. Así que tiradas algo más cortas y paciencia.

Aún así, el balance veraniego es positivo. No os voy a aburrir con cifras ni datos. Pero he hecho los deberes. Y lo cierto es que aunque haya reducido algo los ritmos y las distancias, el cuerpo lo ha notado en la vuelta al cole.

Me noto fuerte -aunque necesito trabajar la fuerza en el gimnasio- y, lo que es más importante, con ganas.

Todavía no tengo plan de entrenamiento, me lmito a rodar. Unos días más, unos días menos, unos días más despacio, otros días más rápido.

Los niños empiezan el cole, vuelven a la guardería y una vez que tengamos los horarios, será el momento de plantearse la nueva temporada.

Por lo pronto hay un objetivo: bajar de 50 minutos en un 10.000. Posiblemente Gijón será el escenario elegido.: Sanitas Marca Running Series donde, por fin, pondré cara a grandes compañeras de fatiga twitteras como Mónica, Ana, Sofía o Oink -no me sé tu nombre, cachisss-, y nos echaremos unas risas también con Ana y María. Pero si no es allí, habrá muchas otras ocasiones para cumplir el objetivo -Paracuellos, Trofeo Akiles…-, ya que lo principal en Gijón es divertirme y pasarlo genial.

Porque por muchos planes de entrenamiento, fartleks o series, lo fundamental es disfrutar de este deporte tan maravilloso.

Seguiremos informando